¿QUÉ TENEMOS PARA OFRECER AL MUNDO?


Todos los días nos levantamos para ir a trabajar, algunos porque les gusta, otros porque les toca, pero indistintamente de la razón, sería interesante saber cuántas personas se han preguntado alguna vez: ¿Cuál es el valor agregado que ofrezco en mi trabajo?

Es una pregunta difícil, en cuanto esperamos que exista una necesidad en las empresas para que nos contraten, pero si lo miramos desde el punto de vista de un intrapreneur (emprendedor al interior de una empresa) o un emprendedor, encontraríamos que esta pregunta cobra un sentido diferente; nos hace reflexionar y darnos cuenta que nosotros mismos podemos mostrar esa utilidad o la necesidad que tienen las empresas de contratar un profesional como nosotros, o de hallar una necesidad en nuestra sociedad que pueda ser satisfecha si otorgamos ese bien o servicio.

Podemos crear una conexión real en el contexto en el que vivimos, es decir, mostrar para qué sirve nuestro trabajo y de esta manera encontrar las empresas o clientes que están dispuesto a pagarnos por ello.

En este punto, se trata ya no solo de haber encontrado lo que le apasiona y el talento que tiene, sino también de explorar y encontrar para qué sirve, a quién le puede servir, quién lo hace y cómo lo hace, aquello en lo que queremos desempeñarnos.

Anuncios

LA PARÁBOLA DE LOS TALENTOS


A veces pensamos que la carrera que escogimos y que finalmente estudiamos, definirá nuestro rumbo laboral. Pues le tengo noticias… ¡No necesariamente! Conozco matemáticos que ahora se dedican a la repostería, administradores que prefirieron ser fotógrafos, diseñadores gráficos que ahora son administradores e incluso ingenieros químicos que ahora son docentes en colegios. Así que lo que estudiemos es simplemente una profesión, pero no necesariamente una carrera.

En ocasiones nos dejamos llevar por lo que nos apasiona e incluso escogemos qué estudiar, basándonos en este único aspecto y como dijimos en el artículo anterior, nos esforzamos y sacrificamos por ello, pero no precisamente logramos los resultados que deseamos, y es así como nos frustramos.

Olvidamos que además de la pasión, es necesario tener talento para aquello que hemos escogido. Por eso, recuerde: “Sus experiencias y el conocimiento que tiene ya le han dado campo ganado”, devuélvase a tiempos más antiguos y lea “La Parábola de los talentos” (Mateo 25:14–30) . Conocernos y encontrar todas aquellas vivencias que han hecho de nosotros quienes somos ahora (sin importar en qué momento de su vida esté, ¡NUNCA es tarde!), nos dan la capacidad de descubrir nuestras competencias, sumado a esto, lo que hemos estudiado y la preparación que hemos tenido nos permiten descubrir nuestros talentos.

Todo empieza a ser como una melodía, empezará a encontrar las cosas que sabe hacer (conocimiento), aquello que puede hacer (competencias blandas) y usted qué es (sus valores); refuerce todo esto, preguntándole a su entorno y se sorprenderá de todas aquellas cosas de las cuales usted no sabía de usted mismo, o más bien no se había dado cuenta.

ESTÁ DE MODA SER FELIZ


Dentro del discurso moderno de todo coach siempre están las mismas palabras: “usted vino a ser feliz” o “haga lo que le hace feliz”. De esta manera, además de generar una presión y a la vez frustración constante de algo que en el fondo ya sabemos, se confunde la pasión con la felicidad.

Pero entonces… ¿Cuál es la diferencia entre felicidad y pasión? Por un lado, conciba que usted es un ser humano y que estar feliz constantemente no es algo que vaya a suceder. Todos somos diferentes y todos los días son distintos, por ello no podemos pretender tener siempre una sonrisa, a veces las emociones juegan con nosotros, sin que ello sea necesariamente malo o bueno o defina si algo nos hace o no felices. Una vez haya interiorizado esto, aparecerá un concepto aún más poderoso “la plenitud”, en donde entenderá porqué está feliz, triste o molesto, entre otros estados de ánimo.

Cuando logre interpretar de donde vienen sus emociones, descubrirá que en su vida hay cosas que no le gustan y otras que realmente le encantan, es ahí donde la palabra “pasión” que viene del latín Pasio (sufrimiento) cobra un significado. Entenderá el propósito para lo que hace y se esforzará por ello, sin importar los sacrificios que deba hacer para lograrlo, pero estoy seguro de que lo disfrutará tanto que deseará levantarse todos los días para hacerlo.

¿Alguna vez ha hecho algo que le guste tanto, que no le importe nada más que lo que está realizando? Si es así, ¡bienvenido, ha descubierto lo que le apasiona!

TODO POR UN PROPÓSITO


Cuando éramos pequeños, si alguien nos preguntaba qué queríamos ser cuando grandes, teníamos clara la respuesta: bombero, médico, profesora, etc; infinidad de profesiones que simplemente veíamos y anhelábamos desempeñar y que incluso, dentro de nuestros juegos las interpretábamos.

Sin embargo, una vez nos convertimos en adultos, pareciera que olvidáramos, aquello que de niño soñábamos. Hoy en día, es muy raro el caso de aquel que todos lo días se levanta pensando: Me encanta mi trabajo. La mayoría, al contrario, lucha contra el reloj y las cobijas e incluso algunos se deprimen desde el domingo a las 6 p.m., porque deben ir a trabajar al otro día; lo hacen simplemente por recibir una remuneración. Pero… ¿qué diferencia aquellas personas que se levantan con ánimo para ir a trabajar, de aquellas que ni siquiera quieren abrir los ojos? La respuesta es simple: trabajan en lo que les gusta, no en lo que les toca.

Cuando trabajamos por un propósito más allá del dinero (sin decir que el salario no es importante), nos esforzamos más, nos involucramos más y nos preocupamos por hacer las cosas lo mejor posible, no consideramos que sea un castigo o una obligación. Nos damos la oportunidad de destacarnos, de convertirnos en intrapreneur (emprendedores al interior de las empresas) o porque no en emprendedores; ¿Quién no quisiera tener la sensación de estar desarrollándose profesionalmente y además ofrecer un excelente servicio a la sociedad?

Todo lo anterior, suena maravilloso, pero estoy seguro de que ahora usted se estará preguntando: ¿Cómo puedo descubrir lo que me gusta? ¡Solo usted lo sabe! Sus experiencias y el conocimiento que tiene ya le han dado campo ganado, ahora es cuestión de que salir al mundo a descubrir. No sin antes, tener claros tres parámetros:  pasión, talento y servicio; sin ellos, esa exploración sería desordenada y sin sentido.

¡FELIZ Y PROSPERO AÑO 2018!


FELIZ AÑO

Empezar un año siempre genera expectativa, ansias y muchos objetivos a cumplir. Por esto queremos decirle que no desfallezca, que se mantenga constante en sus metas porque todo éxito se logra con constancia y dedicación.

De parte de la familia 48 días queremos decirle gracias por acompañarnos este año donde hemos podido acercar a muchas personas a un trabajo con felicidad y propósito.

Vienen tiempos duros, como siempre, pero nunca los problemas son tan grandes como los vemos, y nosotros siempre tenemos los recursos para salir adelante.

¡FELIZ Y PROSPERO AÑO NUEVO!

El lenguaje corporal en la entrevista de trabajo


Cabeceras de blogs (12)

La mayoría de nosotros pensamos que lo más importante en una entrevista de trabajo es la hoja de vida y cómo comunicamos verbalmente nuestra experiencia laboral al entrevistador; sin embargo, el lenguaje corporal también es muy importante a lor largo del proceso y hoy queremos explicar el porqué.

Los gestos y movimientos que realizamos durante una entrevista dicen mucho de lo que somos, más de lo que podríamos suponer a simple vista. Un buen lenguaje corporal es fundamental para sobresalir entre los demás candidatos al cargo al que estamos aplicando. Por esta razón les traemos algunos tips que tener en cuenta sobre este tema cuando se está frente a un reclutador.

1- El saludo es algo básico y fundamental en una entrevista. Debemos hacerlo siempre firme con un apretón de manos y una sonrisa.

2- En el momento de sentarnos lo ideal es mantener una postura recta con ambos pies en el suelo. Esto proyecta una confianza en uno mismo y una mejor disposición a escuchar a la otra persona.

3- Habla claramente y con seguridad, sin necesidad de sonar prepotentes o confiados en exceso.  Cuida también no hablar demasiado rápido.

4- El contacto visual es fundamental, no hay que olvidarlo sin importar si somos nosotros o el entrevistador quien está hablando.

5- Las manos pueden ser de ayuda para enfatizar los puntos más importantes que se quieren comunicar pero no hay que abusar de ellas.

6- Aunque a veces sea complicado, es importante mantener la calma y sobre todo demostrarla. El mover la pierna mucho o gesticular demasiado, son signos positivos de estrés, lo cual puede comunicar inseguridad al entrevistador.

Una entrevista debe ser una experiencia positiva para el candidato, es una oportunidad para vender su talento y hacer una conexión con la empresa que lo está entrevistando. Por esto la preparación es clave para transmitir esa confianza y profesionalismo propia de cada uno.

Cuidemos la comunicación verbal y no verbal.

5 cosas que deberíamos preguntarnos si queremos emprender


Cabeceras de blogs (11).png

El post de hoy se centra en un artículo que circula en la web sobre la historia de un emprendedor que decidió dejar su trabajo de consultor para empezar su propia empresa. Al principio cuenta su historia pero más que eso, al final hace una reflexión sobre esas 5 cosas que deberíamos preguntarnos si queremos emprender. El texto está en primera persona ya que es él mismo quien lo relata, así que sin más aquí les dejamos el extracto:

Hay cinco cosas que hubiera querido preguntarme a mí mismo antes de haber iniciado este penoso viaje; cinco preguntas que considero todo futuro empresario debe responder antes de dar el primer paso hacia su propuesta empresarial:

1. ¿Estás preparado para afrontar la presión social?

Cuando uno tiene amigos y familiares que no son empresarios, estos no entienden realmente lo que uno está tratando de alcanzar, y la presión del resto de allegados será aún mayor.

Me importaba demasiado lo que la otra gente opinara de mí: tanto, que arruinó mi vida.

Era muy exigente conmigo mismo y me castigaba con largas horas de trabajo para poder anunciarle al mundo sobre mi éxito lo más pronto posible. Hasta que llegó el día en que me di cuenta de que a nadie le importaba un bledo lo que hacía. Entonces, ¿por qué debería importarme a mí?

Te reduces a los pocos segundos de atención que otra gente le dedica a leer un estado que publicas en Facebook. En 2014, nadie tiene tiempo de preocuparse por los demás en un mundo tan atestado y bullicioso.

Si te desvela lo que otros piensan de ti, desperdiciarás tu tiempo tratando de demostrar que eres exitoso en lugar de enfocarte en tu empresa emergente.

Abre los ojos. Yo abrí los míos un poco tarde.

2. ¿Eres soltero/a o tienes una pareja que te apoya incondicionalmente?

A medida que crecemos, compartimos más tiempo con nuestra pareja que con nuestros amigos o familiares. Aunque tuve la suerte de tener una novia increíble, era triste ver cómo muchos de mis amigos emprendedores se separaban de sus novias a lo largo del camino.

Tener tu propio negocio es duro: mucho más difícil de lo que pude haber imaginado. Andas hecho mi*rda con un millón de cosas en la cabeza que nadie, ni tu novia, podrá llegar a entender jamás.

Si no eres soltero/a, asegúrate de que tu pareja entienda que es normal que a veces no se tenga la mentalidad ni para un simple beso.

Sí, para un beso con lengua como debe ser.

3. ¿Tienes suficiente dinero en efectivo que te dure por lo menos un año?

¡Bien! Ahora multiplica esa cantidad por lo menos por tres porque vas a agotar tus ahorros más rápido de lo que crees. Habrá muchos gastos imprevistos: abogados, contables, iPhones o computadores rotos, etc.

Prepárate para un departamento más chico, porciones más pequeñas de comida y a contar los centavos (que jamás en tu vida habías valorado).

En los meses justo antes de que se te acabe el dinero, las cosas se tornarán especialmente difíciles y la presión aumentará tan drásticamente que no podrás conciliar el sueño.

El éxito llegará a pasos lentos, y el dinero se esfumará con rapidez. Debes ser inteligente; empieza a planear desde el primer día.

4. ¿Estás listo para dormir solo unas cuantas horas al día?

Una vez librado del mundo de la consultoría empresarial, pensé que iba a cumplir mi sueño de poder trabajar cuando yo quisiera; eso fue hasta que leí una cita de Lori Greiner:

«Los empresarios están dispuestos a trabajar 80 horas a la semana para evitartrabajar 40».

Gracias por la foto, Ian, el fotógrafo increíble.http://ianmurchison.com

Todo comenzó cuando empecé a despertarme varias veces a la medianoche. Al principio era porque estaba muy emocionado por mis ideas y porque tenía muchísimas. No podía esperar a que se hiciera de día para empezar a trabajar.

Luego llegó la etapa de la exageración. Trabajaba demasiado porque nunca me bastaba lo que hacía para desarrollar mi idea, y quería hacer más. Sin embargo, cuanto más trabajaba y más tarde me iba a la cama, más difícil se me hacía quedarme dormido y peor era la calidad de mi sueño.

A consecuencia de esto, por lo menos dos o tres días de la semana eran improductivos.

No te dejes engañar por la increíble foto de Instagram de arriba. No creas el bombo publicitario de que quienes empiezan sus propias empresas se hacen millonarios.

Entre bastidores hay días muy dolorosos, noches sin dormir y rechazo y fracaso constantes.

El camino hacia el éxito es largo. Muy largo. A veces, demasiado largo.

5. ¿Cuál es tu definición de éxito?

Cada uno de nosotros tiene prioridades diferentes en la vida. Para mucha gente el dinero es la número uno de la lista, mientras que el equilibrio entre el trabajo y la vida personal es imprescindible para muchos otros. Por tanto, la definición de éxito es distinta para todo el mundo.

La complejidad de tu recorrido se verá afectada dependiendo de cuál sea la definición que tú le des. Si lo que buscas es el dinero y el reconocimiento del público, es muy probable que afrontes momentos difíciles en tu trayecto.

Recuerda las sabias palabras de Hemingway:

«Es bueno tener un destino al cual viajar; pero es el viaje lo que cuenta al fin y al cabo».

Los empresarios exitosos no son necesariamente aquellos que recaudan millones en las rondas de inversión. Recuerda, son uno en un millón.

Hay, sin embargo, miles de soñadores en el mundo que logran dar arranque a sus empresas emergentes o que viven muy cómodamente trabajando para sí mismos y nunca llegan a los titulares de las noticias de la tecnología.

No importa qué tan j*dido te deje tu nueva empresa o cuán difícil sea, disfruta el viaje y sigue tu pasión. Tony Guskin lo explica perfectamente:

«Si no construyes tu sueño, alguien te contratará para que le ayudes a construir el suyo».

El artículo completo se encuentra en https://medium.com/espanol/como-el-haber-renuciado-a-mi-empleo-corporativo-para-crear-mi-propia-empresa-me-jodio-la-vida-f359845e213a