DE CARA A NUESTRO PERFIL PROFESIONAL


Si la hoja de vida es nuestra herramienta esencial para lograr nuestro primer objetivo dentro de la búsqueda de trabajo, nuestro perfil profesional es el componente principal dentro de nuestra herramienta, para alcanzar el interés de nuestro futuro entrevistador o porque no, empleador.

Pero entonces la pregunta es clara y concisa: ¿Cómo debe ser de mi perfil profesional?

Piense en las funciones que ha desarrollado, los programas en los que ha participado y los logros obtenidos; sea honesto y concreto, pero demuestre que tiene la experiencia y el conocimiento y que además está dispuesto a enfrentar nuevos retos. Investigue previamente sobre el cargo y la empresa y recoja todos aquellos aspectos que apunten a lo solicitado (Recuerde: no todos los cargos requieren de lo mismo, ni todas las empresas son iguales).

Esta información debe tener tres características importantes, por un lado, inicie indicando sus estudios, idiomas y competencias, siempre enfocándose en lo que se requiere de usted como candidato, además, no se extienda al escribir (máximo 5 renglones) y por último, debido a la formalidad que representa la hoja de vida, este párrafo debe estar escrito en tercera persona.

Anuncios

LA HOJA DE VIDA COMO HERRAMIENTA


Si bien buscar empleo es todo un proyecto, nuestra hoja de vida se convierte en la primera y más importante herramienta de este y como dijimos en artículos anteriores, desempolvarla y actualizarla es toda una tarea, las reglas del juego han cambiado y depende de nosotros estar al tanto de las mismas, para ello debemos tener claros los principios fundamentales de nuestra herramienta.

Como principio, es importante que usted entienda que la hoja de vida no le dará el empleo, pero si será la primera fase que le abrirá la puerta para obtener una entrevista y de esta manera lograr que lo conozcan en persona, sepan quién es usted y las habilidades que tiene para ofrecer. Nunca olvide esto, pues le dará una visión clara para lograr este objetivo.

Por otro lado, no todos los cargos requieren de los mismo, ni todas las empresas son iguales, así que si usted pensaba que una sola hoja de vida le podría servir para todos los procesos a los que pretende aplicar, está equivocado. Es importante estructurar su herramienta (hoja de vida) de acuerdo con los diferentes cargos y empresas a las que aplique.

Teniendo en cuenta el punto anterior, lo que diga su hoja de vida será vital para que el entrevistador le llame la atención y le dé la importancia que usted pretende que se le dé y de esta manera, lograr un primer contacto dentro del proceso de selección. Por ello, comprender la convocatoria y asociar las funciones que ha desempeñado y sus competencias con el objetivo que plantea el perfil, será esencial.

Por último, recuerde nuestro artículo: “Buscar trabajo es un trabajo”. Mantenga una actitud positiva y prepárese para cada entrevista.

DESEMPOLVANDO LA HOJA DE VIDA


En los últimos meses he notado que hay un gran número de personas en búsqueda de nuevas oportunidades laborales, unas porque no están contentas con su actual trabajo, otras que buscan crecimiento profesional y no lo encuentran en donde están o simplemente por una u otra razón están desempleadas. Todas ellas tienen algo en común: tendrán que desempolvar sus hojas de vida y actualizarlas, para lograr encontrar su nuevo rumbo laboral.

Usualmente para esta tarea, recurren a técnicas desactualizadas o toman como referencia hojas de vida de personas conocidas o de búsquedas por internet, sin percatarse que pueden cometer algunos errores que no les ayudarán a lograr su primer objetivo dentro del proceso, lograr conseguir entrevistas para los procesos a los que aplicarán.

Pero entonces… ¿Cuáles podrían ser los errores que no debemos cometer a la hora de hacer o actualizar la hoja de vida? Existen varios, sin embargo, mencionaremos algunos que le ayudarán:

  1. Tenga en cuenta la extensión de su hoja de vida, si supera las dos páginas usted estará en apuros. Usualmente los reclutadores tienen aproximadamente 5 minutos para leer cada hoja de vida, por lo tanto, si la suya es muy larga, se perderá el interés y no se llegará a encontrar lo que la empresa está buscando y así usted perderá una oportunidad.
  2. Fíjese bien en la ortografía, no hay nada peor que recibir cualquier documento mal escrito de parte de un profesional.
  3. Poner su estado civil es absolutamente innecesario. Recuerde que usted lo que busca es ser llamado a entrevista y este dato no será necesario para lograr este objetivo.
  4. Aunque parezca que la firma le da mayor validez a su hoja de vida, no es así. No la ponga.
  5. Dicen que la cara del santo hace milagros, por lo tanto, la foto puede convertirse en un elemento esencial, sin embargo, recuerde poner fotos serias, empresariales, que muestren su lado profesional, no fotos descontextualizadas (en la playa, de fiesta, o recortes de alguna en la que haya estado abrazado con alguien).

VOLVIENDO AL RUEDO LABORAL


Con el tiempo he notado que buscar trabajo es un proceso similar al de buscar pareja. Pongámoslo de este modo: cuando estamos solteros idealizamos la pareja que queremos, pensamos cómo nos gustaría que fuera de acuerdo con lo que hemos vivido; alt@, quizás con ojos y pelo de determinado color, bromista, cariños@, seri@, entre otros aspectos. Lo mismo sucede cuando volvemos a la búsqueda laboral, analizamos nuestra experiencia pasada, tomamos conciencia de nuestras actitudes y las de los otros para mejorar, y luego volvemos a tener entrevistas o “citas”.

Una vez tomamos ese paso, es necesario salir al mundo e iniciamos nuestra búsqueda, no necesariamente de la forma tradicional o a la antigüita, debemos adaptamos a las nuevas tecnologías, entrar a las redes sociales y generar relaciones que nos ayuden a encontrar ese nuevo empleo donde desarrollarnos.

Usualmente cuando conocemos a una persona que nos llama la atención, nos interesamos por saber todo de ella y darnos una idea de cómo sería ser su pareja. Del mismo modo, cada convocatoria es una nueva oportunidad, por ello, es importante analizarla (leerla cuidadosamente) para realmente entender que buscan las empresas de nosotros como candidatos y así estar seguros de que nuestro perfil se ajusta al solicitado, o incluso darnos cuenta de las necesidades del mercado para poder capacitarnos.

Además, preguntar a la persona que nos cite sobre las funciones, responsabilidades y requisitos es fundamental para darnos una idea de cómo nosotros encajaríamos dentro del perfil, como también averiguar sobre el cargo y la empresa por medio de la página web o incluso a través de contactos que nos ayuden a tener más información que nos dé una ventaja a la hora de ser entrevistados.

BUSCAR TRABAJO ES UN TRABAJO


“Buscar trabajo es un trabajo”, seguramente ha escuchado esta frase millones de veces e incluso podría ser de aquellos que en algún momento de su vida haya tenido que pasar por ahí, bien sea por un largo o corto periodo de tiempo. Pues bien, no es un proceso fácil, se requiere de paciencia, autorreflexión y conocimiento de sí mismo, para lograr pasar este momento de la vida, porque sí, es solo un momento. Muchos se deprimen y otros se dedican a descansar, pero lo que sí es cierto es que no todos lo tomamos de la misma manera, una vez nos quedamos sin trabajo.

Pero no nos podemos quedarnos eternamente ni deprimidos ni en estado de descanso, debemos volver a enfrentar el mundo, desempolvar nuestra hoja de vida, descubrir las nuevas formas de encontrar empleo y afrontar nuestra nueva situación, recuerde: ¡todo es cuestión de actitud!

Nuestro nuevo reto requiere de entrenarnos para las entrevistas, así que comencemos a hacer conciencia de estas. Analicémoslo por un momento: Haga memoria de las veces que ha ido a una entrevista de trabajo y le han dicho lo siguiente: “cuénteme una situación en la que se haya equivocado”. Estoy seguro de que previo a tener la cita con su entrevistador nunca se ha puesto a pensar en este tipo de situaciones detenidamente y por ende su respuesta ha sido prácticamente lo primero que se le vino a la cabeza.

Nosotros como candidatos tenemos el poder de decidir que mostramos de nosotros al momento de ser entrevistados, siendo 100% honestos y genuinos. Por eso, es muy importante prepararnos para la entrevista, analizar las posibles preguntas y respuestas de acuerdo con nuestra experiencia, de esta manera nuestro entrevistador tendrá las respuestas que nosotros queremos que tenga para conocernos.

Finalmente, no olvide que también es necesario:

  1. Leer muy bien la convocatoria y entender qué están pidiendo
  2. Buscar información sobre la empresa y el cargo
  3. Preguntar todo lo que tenga que saber sobre el cargo, en especial las funciones, responsabilidades y requisitos
  4. Buscar una red de contactos que le pueda hablar de la empresa o del cargo

¿A QUIÉN O A QUIÉNES CONTRATAN LAS EMPRESAS?


Algunos podrían decir que a los recomendados o a los que están en la “rosca”, pero pensemos por un momento en los procesos de selección que se llevan a cabo de manera seria. Usualmente, se tiene un perfil establecido en el que están definidas: unas funciones, habilidades o competencias requeridas y sobre todo una alineación de la persona con la cultura de la empresa. Sin embargo, después de un proceso exhaustivo de entrevistas y pruebas, lo único que realmente demuestra que quien es seleccionado tiene el perfil para el cargo, es el desempeño de la persona una vez ya está contratada; no hay otra forma de ver la realidad más allá del papel y las percepciones.

Esto quiere decir que quien realiza la selección de personal y todas aquellas personas que entrevistan, se basan en la confianza y credibilidad del candidato, por eso como lo hablamos en el artículo anterior, debemos evitar el miedo y la ansiedad, nuestros mayores enemigos a la hora de estar en una entrevista.

Aun cuando haya personas especializadas en selección de personal y pruebas que demuestren sus capacidades, la mayoría de las veces quien toma la decisión final y definitiva no tiene la formación que le ayude a identificar al candidato idóneo (la entrevista tradicional tiene entre un 5 y un 20 por ciento de validación predictiva) y por ello es tan importante la seguridad que usted demuestre. Por otro lado, si usted asiste a una entrevista por competencias, tendrá la oportunidad de demostrar esas habilidades de la que habló (La entrevista por competencias tiene entre un 50 y un 60 por ciento de validación predictiva).

En conclusión, ¡todo es cuestión de actitud!

¿CÓMO LUZCO EN LA ENTREVISTA?


Según la RAE (Real Academia Española) la definición de entrevistas es: Conferencia de dos o más personas en un lugar determinado, para tratar o resolver un negocio, sencillo, ¿no? La simple definición suena fácil, pero cuando somos quienes tenemos que enfrentarla para ser seleccionados para un cargo, el significado de esta palabra cambia y en ocasiones radicalmente. Olvidamos que el entrevistador es quien debe ser nuestro protagonista y por ello es importante empezar a hablar en términos de los intereses de este; es aquí donde tenemos que mirar cómo lo logramos.

Primero, tener claro que el objetivo principal de una entrevista es clave: dar a conocer toda la información relevante de nosotros, que permita tomar una buena decisión, ¡Es igual que cuando salimos a una cita!, siempre mostramos lo mejor de nosotros, lo bonito, lo vendedor; analizamos a la persona con la que vamos a salir y prestamos atención para saber que le gusta. Igualmente funciona al momento de sentarnos con el entrevistador, con la única diferencia que usted puede prepararse por medio de herramientas adicionales:

  1. Lea muy bien la convocatoria y entienda qué están pidiendo
  2. Busque información sobre la empresa y el cargo
  3. Cuando lo llamen a entrevista, pregunte todo lo que tenga que saber sobre el cargo, en especial las funciones, responsabilidades y requisitos
  4. Busque una red de contactos que le pueda hablar de la empresa o del cargo

Pero como en toda cita, queremos gustar al otro y desafortunadamente a veces nos invaden el miedo y la ansiedad (nuestros mayores enemigos a la hora de estar en una entrevista), que no nos permite mostrar nuestra mejor versión. Por eso, si usted descubre que estas dos condiciones lo invaden al momento de la entrevista, le recomendamos lo siguiente:

  1. Respire, aprenda técnicas para ello
  2. Haga ejercicio, libere estrés
  3. Prepararse bien para la entrevista
  4. Entienda y acepte que usted le caerá bien a unos y no a otros

Simplemente, confié en usted, aprenda a aceptar que el seleccionar una persona para un cargo es un proceso que combina varios factores para los cuales usted puede estar preparado y aún así no asegura su contratación; alégrese de ir a cada proceso y aprenda de cada uno de ello, porque al final usted será seleccionado para el correcto.