Cuando deja de hacer fuerza en lo que no le conviene las cosas empiezan a suceder


Somos tercos, muy tercos. Por eso insistimos en algo hasta el final. No es perseverancia, ya es terquedad.

Cuando nos abrimos a nuevas oportunidades, las cosas pasan. No es necesario dejar lo que tanto quiere atrás. Pero si no está sucediendo, debe ser la vida que le está diciendo que el pasto puede estar verde en otro lado…

Dese la oportunidad, ¿qué tiene que perder?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s