No confunda suerte con excelencia


Acabo de leer un blog de Seth Godin con ese título. Es un título recurrente dentro de los exitosos, y por otro lado, de los fracasados.

Los fracasados culpan su miseria a la falta de suerte, puesto que lo intentaron y como no tuvieron suerte, se quedaron en su situación de pobreza.

El problema es que los exitosos tampoco tuvieron suerte las primeras veces que intentaron. Siempre comenzaron dentro del fracaso, aprendieron y volvieron a intentar.

Los exitosos fueron tan persistentes que en uno de sus múltiples esfuerzos pudieron tener suerte. Fue con la entrega y sacrificio, su excelencia en sus intentos que pudieron darle tiempo a la suerte para que llegara.

¿Cuánto está dispuesto a esperar a que llegue la suerte?

¿La va a esperar sentado?

Anuncios

¿Independizarse?


Es la razón por la cual muchos recién egresados salen Corriendo a emplearse en trabajos que odian.

Quieren ser independientes. Es decir, no depender monetariamente más de sus papas. El problema radica que lo hacen a un costo muy alto. Ahora se vuelven dependientes de algo mucho peor, de una vida de “me toca”, una vida de trabajo sin propósito.

Al independizarse de sus padres lo que buscan es ingresó, volviendo a esquema de siempre, buscan salario antes de trabajo.

No estoy diciendo que no se independicen, lo que digo es que miren bien que buscan. En un momento donde pueden escoger, pueden elegir, busquen algo que les mueva el corazón.

Les puedo apostar que sus padres no los van a echar corriendo. Por eso se pueden dar el lujo, que muchos no se dieron, de escoger con el corazón, más que con el bolsillo.

La real independencia radica en tener la autonomía de escoger la vida que queremos.

Desde La Primavera, Vichada


Hoy (viernes 22) estoy escribiendo desde la Primavera, en el departamento de Vichada.

Es mi primera vez en el Vichada, una tierra llena de cultura llanera, paisajes hermosos y una cultura muy diferente q la de nosotros, los del centro.

Somos colombianos, compartimos patria, lengua, equipo de fútbol e historia. Fueron los llaneros, con sus lanzas, quienes ganaron las batallas de independencia. Sin embargo, estoy en otro mundo.

Yo hablo de región y de las oportunidades que hay sí salimos de Bogotá. Todo ahora se centralizo y estamos olvidando el mundo que hay fuera de la sábana. Bogotá no es Colombia.

Vine a hacer un taller de orientación vocacional a los graduados de los dos colegios públicos que hay en el pueblo.

Me siento afortunado, puesto que pude hablar con jóvenes que crecieron en un mundo muy diferente al mío. Tienen diferentes perspectivas y sus sueños son antes escala.

Es mucho lo que pude aprender. Pero, lo que más me quedo, es que acá hay mucha oportunidad y los jóvenes en lo único que piensan es en salir corriendo a Bogotá.

¿Quién les metió la idea que si no se van a Bogotá no van a ser nadie?

¿Es irse al centro progresar?

Sus padres los criaron en esta tierra, sin embargo, no quieren ser como ellos.

Por el otro lado, conocí “jóvenes” que ya fueron, ya estudiaron, fueron a Europa y ahora están acá. Si pudieran volver en el tiempo no irían a Bogotá. Si viajarían y si estudiarían afuera, pero cambiarían el propósito.

Se fueron con el propósito de no volver. Eso cambio la dinámica. Ahora, se irían para aprender herramientas que ayude a su región.

Hay idealistas prácticos, que si hubieran tenido una guía, una dirección, su tiempo fuera de su región hubiera sido maximizado.

¿Qué importa?


¿Qué importa sí llego un poquito tarde hoy?
¿Qué importa si no lo hago bien sólo esta vez?
¿Qué importa si les queda mal sólo una vez?

La fama… Es lo que importa. Yo no le digo fama, le llamo credibilidad (o reputación).

Lo más valioso que tenemos es la credibilidad que tenemos. Nuestra marca, que es el intangible más importante que tenemos.
“Sólo esta vez” puede perjudicarle para siempre. Por eso somos animales de hábitos, y en ese orden de ideas no deberíamos sufrir para ser nosotros.
Hay hábitos que queremos desarrollar, con los cuales luchamos (en mi caso, la puntualidad), y en ese nos enfocamos, el resto sale automático.

Eso es lo usted “es”. Ese automático: “no tengo que pensar en ser honesto, simplemente lo soy”.

¿Qué es usted?
¿Puedo creer que si lo es?
¿Cuándo me va a quedar mal? Si se quedó pensando o se dijo “nadie es perfecto”, la verdad sea dicha, no creo que usted SEA.

Ahí viene el tema, siempre podemos SER, si queremos. Todo depende de nuestros hábitos.

Ya llega diciembre, ¿debería seguir buscando trabajo o retomo en enero?


Un error grave es pensar que las empresas no contratan en diciembre. Es cierto que muchas personas en RRHH y otras áreas se van de vacaciones, por lo cual, se baja el ritmo de contratación, pero no se para.

Esto genera una oportunidad. Mientras otras personas están de “vacaciones” de buscar trabajo, usted sigue activa. Lo cual aumenta su oportunidad, menos personas con las cuales competir.

Siga buscando, es más, debería buscar con mayor fuerza. Usted nunca sabe.

Por otro lado, si no se mueve mucho el mercado, hay mucho por hacer.

Este es un momento propicio para planear y para eso necesitamos comenzar por poner dirección y empezar a investigar.

Ponga sus 30 empresas. Busque, hable con amigos y profesores. Llene la lista con empresas que no conocía.

Cuando tenga las empresas, investíguelas. Logre saber cuál es el área exacta donde quiere trabajar. Cuál es el cargo y las responsabilidades exactas que tiene el cargo.

Sepa quién sería su jefe y hágale llegar una hoja de vida específica (enfocada en las funciones que usted ya averiguo). Hágale seguimiento.

¿Qué genera esto? En enero, cuando la movilidad laboral esté en su pico, 30 jefes lo tendrán en mente para llenar los espacios que quedaron vacíos.

Encontrar trabajo no es difícil. Depende si realmente lo quiere y pierde la pereza de hacer lo que toca hacer.

La mayoría de entrevistadores no están entrenados


Muchos hemos sido entrevistadores, sin embargo, nadie nos preparó. Lo mismo pasa con el 95% de las personas que hacen entrevistas de selección: Realmente no tienen la preparación para hacer la entrevista. Simplemente, van pescando a ver que consiguen.

Los entrevistadores no tienen el entrenamiento para hacernos las preguntas que deberían hacer. Para conocer nuestras competencias y descubrir los momentos de la vida donde los podemos sustentar. No saben cómo descubrir efectivamente un “paquete chileno” (por eso hay tantos en buenos puestos).

Nos podemos quejar todo lo que quiera y eso no va a cambiar. Por eso, somos nosotros los que tenemos que actuar.

La falta de preparación de los entrevistadores crea un gran reto, pero también una gran oportunidad para nosotros. Si nosotros nos convertimos en Entrevistados Preparados podemos distinguirnos de los otros entrevistados.

¿Qué es ser un entrevistado preparado? Sencillo, en eso es lo que convertimos a los que toman el taller.

En personas que dan respuestas completas y sustentadas (NO RESPUESTAS LARGAS – nótese la mayúscula y la negrilla)

Personas que se enfocan en el cliente, creando confianza y empatía.

Personas que no simplemente dicen lo bueno que son, lo sustentan

Personas que son capaces de generar imágenes y relacionamiento entre lo que ha hecho y lo que iría a hacer.

Personas concretas, al punto, que no abren boquetes, o dicen cosas que perjudiquen su candidatura (NO SON MENTIROSOS, NO EXAGERAN)

Es fácil convertirse en un entrevistado preparado, lo único que tiene que hacer es… lo adivino… Prepararse estratégica y adecuadamente.

PS: Conferencia gratuita “Como encontrar trabajo” el martes 19 de Noviembre. 2 horarios: 4:30pm o 6:30pm. Cra 14 No 77A – 61. Más información e inscripciones eninfo@48dias.com.co o www.48dias.com.co

El perfeccionismo es puro miedo a fracasar


Los perfeccionistas tienden a revisar cada detalle, dilatando la entrega de su… (Proyecto, tarea, encargo, compromiso).

Para mí, los perfeccionistas son personas que le tienen pavor al fracaso. “Tiene que estar perfecto” nunca lo va a estar. Por otro lado, mientras no esté terminado, no lo ha entregado, no lo han revisado, no ha fracasado.

Es la misma teoría de los que se dan por vencido. “Si no entrego, no he fracasado”.

El típico: “Si yo hubiera terminado la carrera les hubiera ganado a todos, agradezcan”.

“Preferí renunciar, no los quería hacer quedar mal a ustedes”.

Si renuncia antes de terminar, nunca habrá fracasado, porque en su imaginario, lo hubiera terminado perfecto.

Lo único que termina diciendo es que “Podía ser excelente”, “Solo si me hubieran dado las condiciones”.

No más justificaciones. Como dice Seth Godin: Los exitosos son los que entregan, así sea mal, pero entregan. (La próxima tiene que ser mejor).

Acción a realizar: Entregar, terminar.

PS: Conferencia gratuita “Como encontrar trabajo” el martes 19 de Noviembre. 2 horarios: 4:30pm o 6:30pm. Cra 14 No 77A – 61. Más información e inscripciones eninfo@48dias.com.co o www.48dias.com.co