Cuidado con idealizar, razón por la cual tomamos malas decisiones


Nosotros tendemos a idealizar cargos, personas, situaciones. Nos obsesionamos con alcanzarlos y tomamos decisiones alrededor de esa idealización.

Pésima forma de tomar decisiones. Lamentablemente, no nos damos cuenta pero es la forma más común de tomar decisiones. Ya sea de carrera, trabajo o novi@.

La idealización es una preconcepción de un elemento, donde romantizamos el “como seria” llenándonos de deseo en algo con falsa expectativas.

Para evitar esto, no tome decisiones sin conocer antes ¿cómo es? No es difícil. En mi coaching, cuando percibo que una persona tiene una versión romantizada de una empresa o cargo (el 99.9% de las veces es con una multinacional) lo llevo a conocer la empresa. Es decir, hago que busque en su red de contactos si tienen algún amigo de un amigo que trabaje ahí y le cuente como es. Si no consigue, sencillo, lo hago ir a la empresa y ver como es (muchas veces haciendo eso consigue una entrevista).

Es bonito tener ilusiones e idealizar. Sin embargo, para la toma de decisiones, es necesario aclara.

Recuerde, la información es poder.

PD: Conferencia Gratuita “¿Cómo encontrar Trabajo?” Miércoles 8 de Mayo. Más información en www.48dias.com.co

Anuncios

Si tiene éxito sin complicaciones, haga algo más difícil


No se está exigiendo lo suficiente.

Si no tuvo problemas, complicaciones. Si el éxito fue sin eventos y sencillo, eso quiere decir que no ha alcanzado su potencial. Cuando algo es fácil, quiere decir que no ha tenido que dedicar su mayor esfuerzo.

Esto siempre deja la pregunta: ¿Qué lograría si se esforzara?

Y eso es lo que queremos saber. Salga, lúchela. Si está muy fácil, no es un buen síntoma, solo puede ser la llamada a la zona de confort.

¿Qué es mejor? ¿Tratar y fracasar o fracasar por no intentar?


Mucha gente busca la seguridad y en ello se le va la vida. Prefieren no tratar y quedarse quietos, eso les resguarda de cualquier fracaso. Pero esa búsqueda de seguridad es un fracaso en si. El no salir a vivir la vida y no llenar su potencial es un fracaso.

No seamos pasajeros, aunque eso sea riesgoso, es mejor vivir y aprender, que esconderese y perderse.

Salga sin miedo, sabiendo que va a fracasar. Sin embargo, va a aprender y en algún intento será la hora de su éxito.

“¿Cree que entrenar es duro? ¿Qué tal perder?”


Es una frase de Nike. Me pone a pensar en la vida como tal. Todo el trabajo duro que hacemos en la vida es lo mismo que hacemos para entrenarnos para una maratón. Todas las penurias y fracasos que vivimos es parte de ese entrenamiento que llamamos vida. El éxito, la meta, es poder decir que la viví y la viví al máximo.

¿Sigue con miedo? A mí me daría mayor pánico que en ese último segundo de existencia yo diga: “Si hubiera” “Me hizo falta” “No valió la pena”.

Eso es terror.

Por eso soy consciente del entrenamiento en que estoy. Aunque me dé pereza levantarme. Aunque duela, voy a correr esta carrera como ninguna… Porque no hay otra.

Todos somos emprendedores, el empleado escogió tener solo 1 cliente.


Los empleados, los que creen que son más seguros por ser empleados, no se dan cuenta del riesgo que corren: solo tienen un cliente. Si ese cliente decide dejar de comprarle, su negocio se acaba hasta conseguir un nuevo cliente.

El emprendedor tiene muchos clientes, sabiendo que hay una tasa normal de deserción, hace lo posible por mantener sus actuales clientes, al tiempo que sale a la calle a buscar nuevos clientes.

En definitiva ¿Quién tiene mayor seguridad? ¿Un empleado o un emprendedor?

Espero su respuesta y el ¿Por qué?

PD: Mañana estaremos en la Javeriana a las 7am en el Auditorio Félix Restrepo con nuestra conferencia “6 Principios del Profesional Exitoso”.

“No me van a contratar porque no tengo experiencia en eso”


Lo he oído miles de veces. Muchas personas quieren cambiar de sector o de carrera. Como no tienen experiencia especifica en lo que están buscando, creen no tener lo suficiente para aplicar.

Si ese fuera el caso no habría movilidad laboral y viviríamos en una nueva esclavitud, nacida de una decisión que normalmente no se toma a conciencia: La pasantía.

Yo he visto a muchos hacer la transición. El truco está en reconocer sus competencias y traducirlas al nuevo lenguaje que va a hablar, el del nuevo sector. No deseche todo lo que ha hecho, ahí está la clave de su éxito.

Si lo hizo en ese sector, lo más probable es que lo pueda hacer acá.

Si, habrá cosas que tendrá que aprender nuevas, pero si muestra competencia en lo fundamental, no va a tener problema.

PS: Feliz por haber llenado el cupo del taller piloto de emprendimiento.