Me retire por maltrato laboral. ¿Qué puedo responder cuando me pregunten por mi retiro?


“Señor César Escobar buenas tardes:

Estuve leyendo su libro y me parece muy interesante y quisiera me colaborara con las siguientes preguntas:

 

Yo trabajé en la última empresa 18 años y mi retiro fue por maltrato laboral, no sé cómo al presentarme a una entrevista hacerlo ya que lo primero que me preguntan y porque se retiró de esa empresa,   no sé de qué manera hacerlo que no hable mal de la empresa como Usted lo dice en su libro, lo segundo es el salario ya que me ofrecen trabajar en la misma área con un valor mucho más bajo.

 

Muchas gracias por su colaboración.”

 

Es increíble la cantidad de correos que me llegan de retiros por mal ambiente laboral.

Lo primero que le quiero decir a todos: Revisen bien quien es su jefe y donde van a entrar a trabajar. Nos podemos ahorrar muchas decepciones gracias a la información previa. Si tiene hambre y debe aceptar, sepa a qué se está metiendo.

No le des mucha importancia a esta pregunta en la entrevista. Siempre, nosotros, con nuestras reacciones, somos los que hacemos énfasis en nuestros temores.

Hay muchas razones por las que una persona renuncia, no solo una. La mayor debe ser el maltrato (en tu caso) ¿Qué otra razón había? ¿Hay alguna más suave?

Encuentra una razón real que no sea fuerte o termines hablando mal de tu anterior empleador.

En términos de salario, supongo que subiste de salario pero no de cargo varias veces… después de 18 años, lo que te pagan es más por tiempo y lealtad, que por habilidad… Eso se pierde cuando buscas en una nueva empresa.

Mi recomendación: busca tus competencias mercadeables más allá de lo que venias haciendo. ¿Cuál es el servicio que quieres entregar? Y enfoca en ese aspecto.

| Deja un comentario

Entrevista Aprenda a encontrar Trabajo en Mañanas con Uno


Buenos días, le comparto esta entrevista que me hicieron hace unos días, la cual me parece muy completa.

Este es el link en YouTube: https://youtu.be/vC71HXRUBIs?list=PLDqMSFOZKGEAROc_F8XpuGL5xBGyU6d-Q

Cuénteme como le parece.

| Deja un comentario

Termine MUY mal con mi jefe y me trato muy mal. ¿Qué hago?


“Cordial saludo, he leído muy atenta todos sus correos y he puesto en práctica sus consejos. Quisiera una orientación, hoy termine una vinculación con una consultoría, estoy muy triste porque el gerente de esa consultoría ha estado hablando muy mal ante el gerente donde estaba realizando la asesoría. El gerente de la consultoría está molesto por que yo le estaba cobrando los días que trabaje en noviembre y me respondía que no le cobrara por lo que se me estaba pagando (cosa que no entendía, es mi trabajo y eso estoy haciendo cobrando), entonces siempre hemos tenido el mismo inconveniente por el pago, además se trabaja pues por un pago.  Me canse nunca me dio apoyo y le dije que no iba más. Y él se molestó y envió unos correos muy desagradables que realmente me bajan la motivación, dice que lo trate muy mal (en la empresa donde realice la asesoría me dieron apoyo y me hacen comentarios muy favorables). Pero realmente quede muy triste que me haya tratado tan mal, de qué manera manejo esto, ya que es nuevo para mí?”

 

Es importante siempre tener claras todas las reglas de juego en un trabajo, para evitar estos “mal entendidos”. Para evitarlos aún más, tenerlos por escrito: días de trabajo, honorarios, metas y responsabilidades.

Lo importante es cerrar el ciclo y dejarlo ir. Ya terminaste con esta empresa, no hay más que hacer. Busca un nuevo empleador y revisa que no te vuelva a pasar.

El miedo que debes tener es frente una referencia laboral, que diría tu anterior jefe… Nosotros siempre creemos lo peor. Muchas veces no es así, la gran mayoría de empleadores no hablan mal de sus anteriores subalternos. Es más, está prohibido por ley hablar mal o bien de un empleado. No me acuerdo en que numeral del código de trabajo esta, pero la ley es muy clara con referencias: fecha de ingreso, de salida, motivo de salida.

Si sigues nerviosa, pon a un amigo a llamar como si fuera un empleador y mira que dice…

Te repito, déjalo atrás y no le des más importancia de la que se merece, será un mal recuerdo que ni siquiera tendrás presente en 5 años.

| Deja un comentario

Los diez tipos de jefe más odiados en las oficinas


Ya que tanta gente se está quejando de su ambiente laboral, le regalo esta información para poder catalogar a su jefe (o catalogarse a usted).

Original de: http://economia.terra.com.co/finanzas-personales/,c1843b359e74c410VgnVCM10000098cceb0aRCRD.html

Te presentamos algunos tipos de jefes que son odiados en las empresas: conócete y evita tener este tipo de actitudes nocivas

 

Belén Gómez Pereira

Todos –o casi todos– hemos tenido un jefe como salido de película de terror. En nuestra vida como empleados es muy fácil toparse con alguno de estos seres que nos quitan las ganas de trabajar y nos hacen temblar cada vez que suena el teléfono. Ahora que tú eres el jefe es importante que estés consciente de ello y evites cometer estos errores que te llevarán a perder la confianza y el respeto de tu equipo. Aquí, 10 tipos de jefes que existen y qué hacer para no convertirte en uno.

El perfeccionista. Para este tipo de jefe, sólo él tiene la razón y todos los demás hacen las cosas mal. Desde el comienzo espera equivocaciones para señalar el error. Piensa que las cosas únicamente se pueden hacer de una manera (la suya) y corrige todo lo que entregas. No tiene confianza en su equipo y su mentalidad es “si no lo hago yo, las cosas no salen”.

Cómo evitar ser uno de ellos: Confía en tu equipo. Acepta que en la vida nada es perfecto y que no tiene por qué serlo. Procura estar abierto a nuevas ideas y nuevas formas de hacer las cosas. Si dejas que tus colaboradores trabajen a su manera podrías llegar a sorprenderte y obtener grandes resultados.

El “amigo”. Estos jefes están tan preocupados por crear una amistad con sus subordinados que dejan a un lado el trabajo y la seriedad. Tienen cero autoridad y quieren sentirse “como uno más” dentro del equipo. Seguido hace chistes y bromas a sus colaboradores y sale a tomar copas con ellos todas las semanas. Para él es tan importante encajar y caer bien a sus colaboradores que está dispuesto a sacrificar la productividad y el liderazgo.

El tirano. A este jefe le encanta provocar miedo. Para él, sus empleados son una especie de sirvientes que deben complacerlo y seguir al pie de la letra sus instrucciones

Foto: Getty Images

Cómo evitar ser uno de ellos: Entiende que no eres su amigo. Está bien tener buenas relaciones con la gente que trabaja contigo, pero debes aprender a no cruzar la línea. No permitas que te pierdan el respeto; gánate su admiración y su confianza con tu actitud y tus acciones, no yéndote con ellos de fiesta todos los fines de semana.

El Cantinflas. Este tipo de jefe destaca por hablar mucho y decir nada. Sus palabras están llenas de paja y constantemente convoca a juntas sólo para hablar y hablar sin tener ningún objetivo. Cuando da una retroalimentación o explica alguna tarea a realizar dice cosas ambiguas y no proporciona claridad ni entendimiento. Le gusta dar discursos sin punto alguno y tener conversaciones vacías.

Cómo evitar ser uno de ellos: Define qué es lo que quieres decir. Antes de asistir a una reunión o dar una presentación asegúrate de saber cuál es la meta y cómo conseguirla. Recuerda que para que tu equipo ejecute bien su trabajo debes ser claro y evitarles perder tiempo valioso.

El tirano. A este jefe le encanta provocar miedo. Para él, sus empleados son una especie de sirvientes que deben complacerlo y seguir al pie de la letra sus instrucciones. Es feliz provocando miedo y haciendo sentir menos a las personas. A veces hasta llega a humillar a otros porque en él es común gritar y regañar a alguien enfrente de los demás.

Cómo evitar ser uno de ellos: Comprende que miedo no es igual a respeto. Generando temor a tu gente no conseguirás nada; nunca se acercarán a ti y siempre tendrás una visión falsa de tu negocio. Debes dejar tu ego (o tu inseguridad) atrás, y considerar a tus empleados como lo que son: seres humanos con sueños, aspiraciones e ideas.

El explotador. Generalmente este tipo de jefe es un adicto al trabajo y quiere que todos lo sean. No tiene vida personal y piensa que, por ende, los demás tampoco. Es el típico que te llama en fines de semana y que te pide que te quedes en la oficina hasta tarde. Le fascina el estrés y no le preocupa la salud ni el equilibrio entre vida personal y profesional de sus colaboradores. Pide más de lo que necesita y en su mente el trabajo es lo único que existe.

Cómo evitar ser uno de ellos: Ten una vida personal. Comienza por ti mismo: es probable que en los últimos años hayas tenido que dejar a tu familia y amigos para sacar adelante el negocio, pero es momento de buscar un equilibrio. Cuida tu salud y tus relaciones y sé consciente que tu equipo necesita cuidarlas también.

El bipolar. Ríe, llora, grita, se emociona, avienta la pluma, golpea el escritorio… estos jefes son de armas tomar. Para ellos, no existe la inteligencia emocional. Muestran al rojo vivo todos sus sentimientos porque creen que es “necesario” compartirlos con los demás. Es común escucharlo gritar cuando alguien comete un error o hasta llorar cuando las cosas salen mal. Son como niños chiquitos que aman hacer berrinche.

El perfeccionista. Para este tipo de jefe, sólo él tiene la razón y todos los demás hacen las cosas mal.

Foto: Getty Images

Cómo evitar ser uno de ellos: Aumenta tu inteligencia emocional. Antes de reaccionar, tranquilízate y piensa cómo actuar. No dejes que tus emociones te dominen; aprende a pensar con la cabeza fría y a no tomar decisiones por el impulso del momento.

El chantajista. Es el jefe que dice lo que la gente quiere escuchar pero que realmente no lo cree. Quiere darle gusto a todos pero en realidad se la pasa haciendo promesas y compromisos que no puede cumplir. También le gusta meter cizaña; no le importa que personas dentro de su equipo se confronten, con tal de lavarse las manos y quedar bien con ambas partes.

Cómo evitar ser uno de ellos: Sé honesto. No des falsas esperanzas ni prometas cosas que no puedes cumplir. Recuerda que tus palabras son un arma valiosa y no debes desperdiciarla sin sentido. Sólo cumpliendo tus promesas te conviertes en un líder confiable y respetado.

El flojo. Una cosa muy diferente es ser microgestor y otra muy distinta es estar completamente ausente de lo que ocurre en tu empresa. Este tipo de jefe es el que “confía” demasiado; es decir, nunca hace nada y espera que su equipo resuelva todo. Todos los días llega tarde y se la pasa hablando por teléfono. Cuando le preguntas sobre un tema casi nunca sabe responderlo. Es irresponsable y las cosas le importan poco. No le gusta trabajar y se la pasa distraído o bostezando frente a la computadora.

Cómo no ser uno de ellos: Sigue tu pasión. Si no estás haciendo tu trabajo ideal (más aún si eres emprendedor), es momento de abandonar el barco. Recuerda que eres el ejemplo a seguir, así que sé el primero en llegar a la oficina y contagia el optimismo con tu equipo.

El acosador. Es de los peores tipos de jefe. Muchas veces aprovecha su papel de “autoridad” para coquetear con sus subordinadas o subordinados. Le gusta intimidar a los demás y siente que tiene el derecho para hacer lo que quiera.

Cómo no ser uno de ellos: Respeta a la gente que trabaja contigo.

El inseguro. Este tipo de jefe puede presentarse de dos maneras: siendo altamente arrogante o demasiado tímido. En ambos casos, el problema es la inseguridad. El primero la expresa siendo grosero e insultando a los demás. Rebajar a las personas lo hace sentir mejor. Y el segundo siempre está buscando la aprobación de los demás. Es incapaz de tomar decisiones por sí mismo y duda de todas sus acciones.

Cómo no ser uno de ellos: Ten confianza en ti mismo. Sé consciente de tus habilidades, pero también de tus defectos y trabaja en ellos.

(Con información de OCC Mundial).

| Deja un comentario

Si diez personas te dicen que eres un caballo, comienza a comprar la silla de montar


Dan Miller, es su podcast, dijo esta frase hace poco.

Es sencillo, si mucha gente le incita, o le alaba un atributo intelectual específico ¿Qué está haciendo con él?

Nosotros estamos bloqueados en la capacidad de reconocer nuestras fortalezas. Déjese llevar por las alegres coincidencias.

¿Qué le está diciendo el universo/Dios a través de la boca de personas?

Revise… tal vez sea hora de comprar la silla de montar.

| Deja un comentario

Me entusiasmo, pero al momento de actuar me desanimo…


“Cesar, porque será que me entusiasmo con algo, pero en el momento de actuar me invade como un desánimo. ¿Porque será?
Gracias”

Puede ser muchas cosas, necesitaría más información. Yo le voy a apostar al miedo al fracaso.

Si nunca termina nada, nadie podrá decir que lo hizo mal. Siempre queda en su subconsciente “Yo lo hubiera hecho muy bien”…

Lastimosamente, esta es una receta para el fracaso…

Una recomendación: revise cuál es su “Core” sus fundamentales. Que es lo más importante de su vida. Ponga claras sus prioridades y trabaje en ellas sin excusa. Si fracasa se reorganiza.

Necesitamos aprender de los romano, fracasaron y fracasaron hasta tener el imperio que tuvieron. Piro los venció muchas veces. Aníbal los masacro. Pero siempre se levantaron a luchar otro día.

| Deja un comentario

Los 10 consejos de negocios de Mark Zuckerberg


Estos principios son claros y si se los perdió cuando nos visito, se los vuelvo a poner.

Original de: http://www.finanzaspersonales.com.co/trabajo-y-educacion/articulo/las-10-lecciones-negocios-mark-zuckerberg/53801?hq_e=el&hq_m=433105&hq_l=15&hq_v=4c919c49db

El creador de la red social más popular del mundo, cumple 30 años y tan solo a sus 20 creó uno de los modelos de negocios que imperan en la actualidad y una de las culturas empresariales que cautivan talento.

Aunque la idea original, la de crear un directorio de perfiles para los alumnos de la universidad, fue concebida por los gemelos Winklevoss, Zuckerberg le dio forma y atrajo el interés de inversionistas. En homenaje a sus 30 años, Soy emprendedor realizó una lista sobre las lecciones que este joven CEO les deja a los empresarios:

  1. Siga su misión… con un giro a los consumidores. La ideología detrás de Facebook es la de “crear un mundo más conectado”. A tan sólo una década de lanzar ante el público la plataforma, ésta ha conseguido reunir a casi una quinta parte del planeta. Los esfuerzos de la empresa siempre van dirigidos hacia ese rumbo y su misión es la que dictamina sus acciones, cambios, inversiones y estrategias. ??
  2. Sea auténtico. Si algo es conocido por todos es que Mark Zuckerberg, sin importar el contexto, siempre aparece con sudaderas y chanclas deportivas. Se describe a sí mismo como alguien “torpe” y no hace gran esfuerzo por parecer carismático. Simplemente es él mismo y esto es clave para los emprendedores actuales. ??
  3. Sea humilde. Conozca sus debilidades y actúe en consecuencia. Nadie nace sabiéndolo todo y pocos empresarios son líderes natos. Éste fue el caso de Zuckerberg. De hecho, antiguos empleados de la compañía afirman que al inicio era un CEO terrible: no sabía comunicarse con los empleados y tenía una actitud arrogante. La reclutadora de la empresa, Robin Reed, le dijo que tenía que tomar clases para aprender a ser un director; así lo hizo y obtuvo una gran mejoría con el tiempo.

??4. Primero usuarios, luego clientes. Éste es quizá el “mantra” de los negocios exitosos en internet. La mayoría de las empresas digitales tardan años en ser rentables y la clave está en ser pacientes y trabajar duro para que esto suceda. Facebook es el mejor ejemplo, y lo demuestra con la gran cantidad de dólares que recibe de empresas, marcas y medios que hoy pagan por anunciarse en la plataforma. ??

  1. Crea en su proyecto.Si tiene una idea innovadora, un proyecto único o una marca con un gran potencial, crea en ello. En 2006, Yahoo propuso comprar Facebook por US$1000 millones y Zuckergerg lo rechazó. Tal vez pensemos “¿qué loco haría eso?”. Pues un “loco” que creía firmemente en su proyecto y que hoy ocupa la posición 23 de las personas más ricas del mundo según la revista Forbes. ??
  2. Acepte sus errores. Esto nunca es fácil. Menos cuando se es director de una empresa y menos aún cuando tiene la personalidad arrogante y algo condescendiente de Zuckergerg. Sin embargo, la carrera del creador de Facebook, como la de cualquier otro emprendedor, está llena de fracasos, muchos de los cuales ha aceptado público. Entre ellos está el fallido “Faceweb” para la operación interna y la lenta actuación de la plataforma para atender al creciente mercado móvil. ??
  3. La excelencia está en no ser excelente.En la entrada de las oficinas corporativas de Facebook hay varios un posters, uno de ellos con la frase “Mejor hecho que perfecto” (Done is better than perfect). Esta cita muestra la forma de actuar de la compañía, que se basa en lanzar continuamente cambios, funcionalidades y aplicaciones, las cuales son probadas y validadas o rechazadas por los usuarios. Esta estrategia favorece la innovación y el dinamismo, dos claves de las empresas tecnológicas.

??8. Entienda su mercado, detecte oportunidades y tome riesgos.Algunos de los grandes aciertos de Facebook como empresa han sido las adquisiciones de aplicaciones y plataformas como Instagram y Whatsapp. Aunque le costaron miles de millones de dólares, esto le ha permitido llegar a nuevos mercados y consolidar aún más el valor de su red. Pero muchas de sus decisiones no han tenido tan buenos resultados, pero como él mismo dice: “El mayor riesgo es no correr ningún riesgo”.

??9. Elija bien a sus mentores. Un emprendedor tiene mucho que aprender de los demás; en especial de aquellas personas que han pasado por los mismos retos, obstáculos y experiencias. Para Zuckerberg, uno de ellos fue Steve Jobs. De hecho, después del fallecimiento del co-fundador de Apple, Zuckerberg escribió: “Steve, gracias por haber sido un mentor y un amigo. Gracias por demostrar que lo que construyes puede cambiar el mundo. Te voy a extrañar”. ??

  1. Deje huella. Zuckerberg no sólo quiere pasar a la historia como un multimillonario, un innovador o un empresario exitoso; quiere transcender creando cosas que ayuden a la sociedad y que permanezcan por años.

Además de los millones de dólares que dona a la caridad (en 2013, la cifra llegó a US$970 millones), Zuckerberg ha apoyado varias startups educativas y su iniciativa Internet.org busca llevar internet, por medio de satélite o drones, a los lugares más recónditos del mundo.

| Deja un comentario