¿EXISTEN LOS TRABAJOS IDEALES?


Para muchos, encontrar el trabajo ideal puede ser un desafío. Las condiciones, preferencias y gustos son absolutamente diferentes e incluso el hecho de no conocer o no tener claro lo que les gusta, sus talentos y pasiones, les dificulta el camino para encontrar ese lugar especial, que pueda hacerles fluir y llenarlos de satisfacción. En la mayoría de los casos, las personas creen que el trabajo es meramente para obtener una compensación económica. ¡Gran error! Realizar una actividad laboral que disfrutemos nos encaminará a obtener los recursos económicos, casi que por arte de magia.

Adicionalmente, hoy en día, algunas organizaciones se han centrado en desarrollar solamente beneficios extralegales, con la intención de mantener una satisfacción alta, bajar los índices de rotación y retener el talento, esto a pesar de verse como un plus, no asegura la satisfacción laboral.

Del mismo modo, es preciso que las organizaciones desarrollen trabajos basados en el establecimiento de metas claras, con un alto propósito y permitiendo al trabajador tomar decisiones propias, de manera que se creen espacio de desarrollo creativo y nuevas ideas.

Estos ambientes, permiten un mayor flujo por parte de los empleados, quienes además de valorar los beneficios extralegales, estarán aportando a la empresa sin necesidad de ser presionados, sino simplemente con la firme convicción de que su trabajo es importante, sus ideas son tenidas en cuenta y entendiendo el sentido que tiene realizarlo. En pocas palabras, disfrutarán de su trabajo y por ende fluirán en él.

EL MERCADO LABORAL Y LAS PERSONALIDADES AUTOTÉLICAS


EL MERCADO LABORAL Y LAS PERSONALIDADES AUTOTÉLICAS

 

Es innegable, los tiempos cambian y así suene a frase de cajón, es absolutamente verdad. Hoy escuchar hablar de las nuevas generaciones y de la era digital para todo, es un hecho. Incluso y con más fuerza, cuando se trata de capital humano y de mayores y mejores experiencias laborales.

No obstante, tenemos la creencia de que mejorar la calidad de vida en el trabajo es solo cosa del empleador. Sin embargo, la realidad es que, así como las empresas deben adecuar sus procesos para sus empleados, el recurso humano de una organización debe aprender a entender su entorno, y crear experiencias que le ayuden a desempeñarse de manera fluida en el trabajo, lo que en últimas llamamos, personalidades autotélicas.

¿Qué puedo hacer yo para ser autotélico y sentirme feliz en mi trabajo?

Además de tener una búsqueda estratégica, con un enfoque definido, basado en un autoconocimiento, en donde previo a ingresar a una organización usted entienda y conozca la misma, es preciso apropiar las cualidades de una personalidad autotélica:

  1. Rutina: Implemente, apropie y aprecie la rutina con propósito, hacerlo le ayudará a fluir laboralmente y a desarrollar una experiencia con mayores satisfacciones.
  2. Sea un maestro en su trabajo: entender cómo desarrollar una actividad a la perfección, nos permite a su vez encontrar nuevas formas de realizar nuestro trabajo. Cada día representa un desafío y así mismo, un mejoramiento continuo.
  3. Pequeños retos, pequeñas victorias: No necesariamente debemos ganar constantemente grandes guerras. El ganar pequeñas batallas, representa tener pequeñas victorias, que al final hacen parte de un objetivo mayor.

¿HA ESTADO USTED INSATISFECHO LABORALMENTE?


Le voy a contar una historia. Carolina, una mujer de treinta y tantos años, analista senior en un prestigioso banco, se levanta todos los días para ir a trabajar. Su rutina consiste en levantarse, hacer el desayuno para su familia y para ella, ayudar a sus hijos para ir al colegio y por su puesto casi para lo último y con mayor afán estar lista para iniciar su día fuera de casa; aun cuando se levanta muy temprano para realizar todas estas tareas, ama el tiempo que dedica a ellas. Pero las cosas cambian cuando sale para ir a trabajar.

Para ella es claro que el problema no consiste en el trabajo en sí, le gusta las actividades que realiza, sin embargo, tiene identificados tres problemas que de alguna forma hacen que no quiera estar en ese lugar. Lleva tres años en el mismo cargo y siente que se ha convertido casi en un robot, pues hace tiempo dejó de tener desafíos y eso le aburre. Además, como es claro que ya sabe muy bien como desempeñar cada una de las tareas que realiza, incluso sobresale entre sus compañeros, su jefe le da más trabajo que a los demás, lo que le representa mayor número de horas en la oficina y menos tiempo con su familia. Todo esto le causa un gran estrés. En ocasiones Carolina, ha intentado proponer nuevos e innovadores métodos para hacer las cosas, sin embargo, en lugar de ser bien recibido, su jefe y sus compañeros se molestan. Al parecer nadie quiere innovar.

¿Cuántas veces usted se ha sentido como Carolina?

Puede que no sea el caso exacto, sin embargo, existen muchas personas que actualmente están en alguna situación parecida a la de la historia. Esto no es raro, teniendo en cuenta que usualmente existen tres principales razones por las que se presenta la insatisfacción laboral:

  1. Falta de variedad y desafío: Cuando el trabajo se vuelve rutina y la persona no encuentra lugar alguno para desarrollar nuevas ideas, puede ser un problema. Para sentirnos realizados, es necesario estar innovando o creando, generando ideas y estar en constante movimiento, de lo contrario, la sensación de estancamiento será un factor que nos lleve a la insatisfacción.
  2. Conflictos en el trabajo, especialmente con los jefes: este es un aspecto muy común, no somos “peritas en dulce” para caerle bien a todos, pero cuando definitivamente no hay “feeling” con el jefe o los compañeros o simplemente se vive en un ambiente de constante conflicto, deberíamos revisar si estamos en el lugar correcto.
  3. Poco balance entre familia y trabajo y aumento del estrés: Si bien es cierto que a veces hay picos de trabajo, debemos encontrar un balance entre nuestra vida personal y profesional. Los tiempos de descanso y relajación, las actividades con familia y amigos nos ayudan a disfrutar y a apreciar nuestras actividades laborales.

LA MEZCLA PERFECTA ENTRE EL DISFRUTE Y EL DESAFÍO


Estoy seguro de que a todos nos gusta la música. Algunos optan por la clásica o el rock, incluso otros disfrutan escuchar blues o jazz, también géneros más autóctonos como el vallenato, cumbia, merengue o salsa. A pesar de ser diferentes, si nos fijamos bien, todos tienen varias cosas en común como el ritmo y la melodía. Sin embargo, lo que los hacen tan atractivos al oído, al menos al humano, es la armonía; esa combinación de sonidos que nos hacen vibrar.

En el caso del trabajo funciona igual, debemos tener esa combinación entre pasión, talento y servicio, con la cual logremos llegar a un estado de total involucramiento y nivel de competencia que nos permita, sin darnos cuenta, perder la noción del tiempo. En últimas, lo que denominamos: “fluir”. Permítase vibrar, encontrar su melodía perfecta, de tal forma que como por arte de magia esté haciendo tan bien su trabajo, que pesar de realizar algunos esfuerzos, no sienta la obligación y mucho menos la necesidad de abandonar.

¿Cómo saber si estoy fluyendo?

  1. Examine si la mayoría de tiempo durante una semana usted fluye.
  2. Analice los momentos, las personas y los lugares donde entra en ese estado de fluidez.

Entienda que el hecho de sentir frustración por momentos, no quiere decir que usted no está logrando esa conexión, simplemente a veces es necesario persistir para lograr lo que se propone. Lo importante es determinar los dos puntos anteriores, para realmente encontrar: ” La mezcla perfecta entre el disfrute y el desafío al realizar una tarea”. Mihály Csíkszentmihályi

DECISIONES CONSCIENTES Y ESTRATÉGICAS


La vida es una constante toma de decisiones. Desde que nos levantamos hasta que nos vamos a dormir estamos haciéndonos preguntas como: qué vestido usar, qué transporte tomar, con quién reunirnos, qué tareas priorizar, qué comer, etc. Existen además otras decisiones, que surgen en la cotidianidad y que por supuesto no podemos tomarlas a la ligera. Cuando se trata de nuestro futuro y más exactamente el laboral, la tarea es a otro precio, es una decisión que parece no tener espera, sin embargo, deberá ser tomada de la manera más calmada y objetiva posible. No queremos caer en los mismos errores del pasado y por ello un análisis consiente y exhaustivo de nosotros mismos, las situaciones vividas y las que queremos vivir, se hace absolutamente necesario.

Encuentre su próximo objetivo, pero no simplemente diciéndolo en voz alta o incluso solo pensándolo. Atrévase a hablar con los demás, acérquese a su networking y si cree no tenerlo, empiece a recordar aquellas personas con las que trabajó, con las que afianzó relaciones de trabajo buenas y duraderas, e investigue a través de ellas y de las herramientas laborales sobre el enfoque al cual quiere apuntarle con su búsqueda laboral estratégica. Seguramente habrá gente que no le responda o incluso lo trate mal, pero estoy seguro que habrán otros que le darán una respuesta que le ayude a indagar si lo que usted está pensando, realmente debería o no ser su objetivo y si está yendo en la dirección correcta.

Relacione ese objetivo con sus capacidades, a partir de 3 factores:  su contexto, sus conocimientos previamente adquiridos y su experiencia laboral. De esta manera tendrá un panorama completo de usted, su entorno y a dónde quiere llegar para tomar la decisión que considere pertinente.

Recuerde, no hay decisiones buenas o malas, solo decisiones consientes y estratégicas.

¿QUÉ DEBO HACER PARA INICIAR MI ESTRATÉGIA PROFESIONAL?


Si usted ha decidido realizar una búsqueda de trabajo estratégica, quiere decir que ha decidido tomar el control de su vida, si por el contrario no sabe para donde va, cualquier bus le sirve. Estará aceptando realizar una búsqueda operativa, en donde a su vez estará arriesgándose a estar insatisfecho laboralmente. No quiere decir que todo aquel que haya realizado una búsqueda laboral operativa sea necesariamente desdichado en su trabajo, sin embargo, está demostrado que hay un riesgo mayor de que esto ocurra.

¡Pues bien! Una vez ha decidido iniciar este viaje, su primera y más importante tarea es establecer un objetivo; entendiendo que su principal motivación no puede ser el dinero, pues este llegará siempre y cuando usted haya encontrado aquello por lo que quiere levantarse todos los días para ir a trabajar. Es imperativo que, para encontrar su objetivo, usted haga un análisis exhaustivo de sus experiencias anteriores, los conocimientos que ha adquirido a lo largo de su carrera profesional y laboral y en esencia lo que está viviendo en ese momento de su vida.

Si el primer paso ya ha sido interiorizado, es importante hacernos aquellas preguntas que tal vez no sean las más placenteras, pero que nos llevarán a tomar decisiones y no a dejar que la vida decida por nosotros. De modo que, prosiga respondiendo las siguientes preguntas:

  1. ¿Conozco cuál es el valor agregado que voy a ofrecer como profesional?: Si sé que es aquello en lo que me destaco y soy mejor, sabré cual es mi ventaja competitiva frente a otros candidatos.
  2. ¿A quién ofreceré ese valor agregado?: Es importante que usted seleccione las industrias e incluso empresas a las que le quiera apuntar, no a todos nos gusta lo mismo, ni trabajar de la misma manera.
  3. ¿Cómo voy a lograr obtenerlo?: Si es consciente que aún no tiene ese valor agregado que quisiera dar, capacítese, busque ser mejor y destacar.

Recuerde, sin importar cuantas veces decidamos cambiar nuestro rumbo profesional, es necesario realizar este proceso.

TOME EL CONTROL DE SU VIDA: BÚSQUEDA LABORAL ESTRATÉGICA


¡La vida es cíclica, y por tal razón, los trabajos también! Así que, si usted en algún momento ha quedado desempleado, sin importar el motivo, es posible que después del descanso, entre en estado de urgencia al no engancharse de nuevo y rápidamente en el ámbito laboral. Los casos son variados, lo que si es cierto es que es un proceso que aunque no es fácil, es importante tomarlo estratégicamente, de tal manera que nuestro próximo empleo sea aún mejor que el anterior. Recuerde:

La verdadera medida de un hombre no la da su actitud en momentos de fortuna o bienestar, sino cuando se enfrenta a las adversidades de la vida. Martin Luther King

Entendamos por un momento la diferencia entre realizar una búsqueda laboral operativa, frente a una búsqueda estratégica. La primera, consiste en la labor diaria, las acciones más específicas e inmediatas, es decir la actualización de la hoja de vida, postulación a vacantes y saber cómo tener entrevistas exitosas. Por otro lado, buscar trabajo estratégicamente, le ayudará a encontrar una razón más allá del dinero para realizar su trabajo. Las dos son importantes, no obstante, es importante iniciar de manera estratégica.

En consecuencia, es importante que de entrada establezca un objetivo basado en el conocimiento que tiene de usted mismo (su contexto, conocimientos y experiencias) y luego se plantée las siguientes preguntas: ¿Conozco cuál es el valor agregado que voy a ofrecer como profesional?, ¿A quién ofreceré ese valor agregado? Y ¿Cómo voy a lograr obtenerlo?

De modo que, usted estará en un punto en el que elegirá de acuerdo a sus intereses, pasiones y talentos.

Así que cuando vaya a iniciar el proceso de búsqueda laboral, pregúntese:

¿Quién quiere que tenga el control de su vida, la suerte o usted?